Sobre la Tempestad —- Los monólogos de clase —- Shakespeare

Shakespeare

Luis Antonio Huerta Muñoz

 

Shakespeare:

(Invitando a la gente a que pasa a ver su ultimo espectáculo)

Primera llamada primera.

Teatro, teatro, teatro. Pásele ya estamos a punto de comenzar, en el teatro de lo infinito, en la calle del más allá esquina con todos los santos. ¡Hey espíritus! del más pa´cá, acérquense, que la función no tarda en empezar, almas olvidadas aún tenemos asientos acojinados.

Nosotros somos las raíces de la humanidad, las bases de una sociedad que está a punto del cataclismo. Pásenle a ver la destrucción del ser humano.

Esta es la segunda llamada.

Les he de mencionar, que yo fui un gran teatrero, cantaba, escribía y daba de brinquitos. Yo soy el fantasma de Shakespeare, el que le rima su suerte. Yo llegué como un soplo de viento a estas tierras, al mundo de los muertos, una localidad inimaginable, reyes, esclavos, cristianos, moros, científicos, humanistas… un lugar donde todos caben sin exclusión y sin prejuicios. Pues ya qué nos queda, si ya no tenemos nada por qué pelear, somos como perros vagabundos, que no ladran a nada ni a nadie pues no tenemos nada que cuidar.

Yo  soy un gran poseedor de un ojo crítico y una pluma poderosa, donde mis personajes hacen el mismo infierno en la tierra. Pero hoy traigo algo novedoso. La condición humana se está denigrando día con día, la mano del hombre sirve a las máquinas donde exprime vidas, solo ven cantidades, productos, mercancías. Las pasiones y el amor es algo que han perdido nuestras generaciones y las generaciones venideras

¿Dónde podemos encontrar a esos personajes? ¿En el limbo? ¿En el infierno? Vengan a ver a este personaje que no sabe de desilusiones y arrepentimientos. Para ellos va un poema desde el más allá.

 

Momento de incertidumbre, donde los humanos tendrán que abrir

sus corazones, su alma, su voluntad; que los fantasmas harán revelaciones,

cantos armónicos, para los hombres que no saben discernir.

Mucho tienen que escuchar de las raíces

Para formar seres conscientes.

Los surcos que se forman en su frente estén sembrados de recuerdos,

que dará la fuerza de enfrentar al tiempo devorador

con garras de engranes y al viento tempestivo.

Escucha la tierra, los mares y el cielo que ahí está la respuesta a  tus dolores

pero no seas indiferente, no olvides

que no hay peor castigo que el mismo olvido.

Así es queridas almas, la condición humana está cambiando y una vacuna para contrarrestar las enfermedades de la sociedad es el teatro, la poesía, las artes. Así que los invito a que vayan de pueblo en pueblo, cantando o bailando denunciando ladrones o malos políticos, abrir las consciencias para el nuevo hombre.

¡Hey gente, gente! Pásele pásele que ya esta a punto de comenzar la función, venga a ver la transformación de la humanidad, vengan vengan.

(Señalando al público)

 

Esta es la tercera llamada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: